Saturday, October 13, 2012

Auténticidad


La verdadera belleza surge del interior, y no se enmáscara en artificios o poses.
Ser auténticamente bello equivale a una paz y tranquilidad interior que se refleja en nuestra mirada y comportamiento, es salud espíritual reflejada en la salud física.

La belleza verdadera es bondad sin fingimientos y una actitud natural frente a la vida y nuestro desenvolvimiento. Significa que con la edad adquieres dignidad y reflejas todo lo aprendido y lo que dentro de tí está.

La verdadera belleza la he visto en algunas pocas mujeres que tienen una riqueza interior, una sonrisa espóntanea, un bríllo exquisito en los ojos, un cabello de seda, una piel de armiño y una dulzura humilde en sus modales.





No comments:

Post a Comment