Tuesday, March 11, 2014

Cuando se habla mal



SOS UN MALHABLADO, MADURO

Sus meteduras de pata contra ahablar son conocidas y famosas. Pero él no se da por aludido, no corrige, ni se informa, ni se capacita. Es el hazmerreír de muchos, que le sacan partido a sus descachadas idiomáticas, por las redes sociales informáticas. Otros presidentes quizás sientan vergüenza ajena; o con su silencio, se marginan de la pena que aquel colega les hace sentir cada vez que abre su boca para pronunciarse por cualquier asunto, por baladí que sea.

La última «embarrada» (para no acudir a vocablos de origen fecal) fue confundirla famosa sigla S.O.S. con la forma de voseo del verbo ser, al referirse a un letrero escrito con aerosol sobre un autobús (350 S.O.S). Según Nicolás Maduro, el irreverente mandatario de los venezolanos, a quien el español y otras materias no le entran ni con sangre, esas tres letras devienen del verbo SER. No tardó mucho en concluir que alguien le quería decir «Sos un…». ¡Vaya uno a saber qué adjetivo le querrían adjudicar, según su ligera conclusión!

Pero no había tal. Ese alguien anónimo lo que quería hacer era un llamado pidiendo ayuda al mundo (esperanzado, quizás, en que el letrero fuera transmitido, como en efecto ocurrió, por ltelevisión). Desconoce el exconductor de busetas y heredero del poder Ejecutivo en la vecina república el significado de la sigla S.O.S.

Pues S.O.S es la señal de socorro o tránsito que se utiliza internacionalmente, desde principios del siglo XX. Fue aprobada durante una conferencia internacional en Berlín en 1906, para reemplazar la grafía CQD, que se empleaba hasta aquel entonces en las transmisiones telegráficas en código Morse.

Se eligió la nueva representación (S.O.S.) debido a que podía ser transmitida por radio fácilmente mediante el uso del código Morse, con una sucesión de tres pulsos cortos, tres largos y otros tres cortos; también por su simpleza es menos probable que se pierda o malinterprete por interferencias. Según se indica en la Wikipedia, «en realidad, ni siquiera se trata de tres letras separadas (que se deben transmitir como tres pulsos cortos - pausa - tres largos - pausa - tres cortos), sino de un único código continuo». Posteriormente se le asociaron significados para facilitar su memorización.

En inglés, esas letras ─mundialmente conocidas significan Save Our Souls, es decir, salven nuestras almas. También se interpreta como Save Our Ship, esto es, salven nuestro barco; y Save Or Succumb, que significa: salvadnos o morimos.

En latín, se indica Si Opus Sit, con el significado de «si fuera necesario».

Y en español, esas mismas letras tienen varios significados:

Socorro, o sea, sálvame.
Sálvenos O Socórranos.
Socorro, Oh, Socorro.
Socorro O Sucumbo (del verbo sucumbir: morir, perecer).
Sálvenos O Sepúltenos.
Sálvenos O Sufriremos.
Sobrevivir O Subsistir.
Solicito Oportuno Socorro.
Salvamento O Socorrismo.
Sálvanos, Oh, Señor.

Pero Maduro, que poca madurez tiene en estos asuntos del idioma, confundeS.O.S. con la forma voseada del verbo ser, como se estila en el habla de los «paisas», ocañeros y argentinos, por ejemplo. Entre esos ciudadanos son comunes expresiones como: «Sos un boludo, Nicanor», que es igual a «Eres un boludo, Nicanor»; «Vos sí que sos tonto», que es igual a «Tú sí que eres tonto».

Vemos, entonces, que no solamente hay crisis política, social y alimentaria en Venezuela, sino que también su presidente jalona una crisis terrible con el idioma.Por su pasado como chofer ¿dirá, acaso, ¡corrásen pa’ tras? ¡Seguramente! Y eso no sorprenderá ya.

No comments:

Post a Comment