Wednesday, December 17, 2014

La importancia de hablar más de un Idioma


idiomasAprender un segundo idioma no sólo te resulta útil para acceder a un puesto de trabajo o viajar por el extranjero. Además tiene poderosos efectos sobre el cerebro, según demuestran recientes estudios científicos.

Plasticidad cerebral. Tras examinar a 105 personas de las que 80 eran bilingües, científicos del University College de Londres (Reino Unido) detectaron que conocer un segundo idioma modifica de manera positiva la estructura del cerebro, en concreto el área que procesa información. En particular, mejora la llamada plasticidad cerebral, potenciando el aprendizaje y la memoria.

Retrasa el Alzheimer. Ellen Bialystok, profesora de Psicología de la Universidad de York en Toronto (Canadá), realizó un estudio con 450 pacientes con Alzheimer, la mitad de los cuáles había hablado dos lenguas la mayor parte de su vida, mientras el resto sólo manejaba una. Bialystok encontró que las personas que hablaban más de un idioma empezaron a mostrar los síntomas de la enfermedad entre 4 y 5 años más tarde.

Más concentrados. De acuerdo con una investigación publicada el año pasado en la revista Psychological Science, los niños que aprenden más de un idioma tienen más capacidad de concentrarse y focalizar su atención, ignorando las interferencias que pueden distraerlos.

Gimnasia mental. Cuando una persona bilingüe cambia de un idioma a otro está ejercitando su cerebro, según ha podido comprobar Judith Kroll, del Centro de Ciencia del Lenguaje de la Universidad Penn State (EE UU). Esta "gimnasia cerebral" le permite manejarse mejor en situaciones de multitarea, es decir, trabajar en varios proyectos al mismo tiempo.

Tuesday, December 2, 2014

Explicación Diferencial entre Ser y Estar


¿Es lo mismo ser estudioso que estar estudiando? 
La cuestión que trae de cabeza a tantos estudiantes de español. Los profesores lo saben, los alumnos también. No le des más vueltas. Queremos arrojar un poco de luz sobre este asunto para que veas que distinguir entre los verbos ser y estar es más fácil de lo que parece.
¿La solución?
Aunque no existe una “norma mágica” que nos permita saber cuando utilizar uno y otro y sí varios intentos de diferenciación entre los dos verbos, estamos convencidos de que el método más apropiado y el que más afina en la distinción es el que hemos llamado esencia-estado. El verbo ser lo asociamos con lo esencial o la identidad de algo/alguien, mientras que el verbo estar refleja lo temporal y los estados de la persona.
Ejemplo clásico: Jorge es simpático (siempre lo es. Es parte de su carácter).
Jorge está simpático (ahora, pero no es lo habitual. Es algo pasajero).
Por supuesto existen numerosas excepciones en las que lo esencial en el verbo ser es dudoso: El coche es azul pero lo vamos a pintar de rojo.
A lo anteriormente dicho tenemos que añadir los usos de cada uno:

Ser se usa con:
-elementos relacionados con la identidad: origen, profesión (soy abogado), personalidad y carácter, nacionalidad, descripción física, raza, género
-cosas relacionadas (que ocurren) con el tiempo: acontecimientos, estaciones (en otoño se nota que los días son más cortos), fechas, días, etc.
-Posesión. Pronombres posesivos (es suyo).
Estar se usa con:
-Los estados físicos, emocionales y mentales de las personas: sensaciones, estados de ánimo, emociones (Estoy muy contento de volver a verte), apariencia física, estado civil (soltero, divorciado).
-Lugares: localización de cosas y personas. Pablo está en Sevilla.
-Movimiento: utilizamos el presente continuo. Estamos caminando hacia la bahía.

¿Es lo mismo ser bueno que estar bueno? Sería una buena pregunta para el doctor House, pero como no sabemos lo que podría contestarnos, vamos a resolverla nosotros. Ser bueno significa ser buena persona, bastante distinto de estar bueno, lo cual hace referencia a ser atractivo físicamente. Bueno tiene dos significados dependiendo del verbo que empleemos. La diferenciación por palabras es (aunque no nuestra preferida) otra manera de diferenciar entre ser y estar.
Fíjate en como estos adjetivos (borracho, listo…) cambian de significado dependiendo del verbo que empleemos:
    SER                        ESTAR
                                                       Borracho:    Alcohólico             Intoxicado
                                                       Listo:            Inteligente             Preparado
                                                       Preparado:  Educado                 Listo
                                                       Vivo:             Despierto               No muerto
                                                       Verde:           Color                     Inmaduro